Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Asertividad

¿Una palabra rebuscada o un hábito que no practicamos?

Conducirnos de forma asertiva es un hábito que lamentablemente no practicamos y que de hacerlo determinaría que nuestras relaciones de convivencia fuesen más satisfactorias.

Como instrumento de resolución de conflictos la asertividad significa la posibilidad de hablar de nosotros mismos y enterar al otro de nuestra realidad.

Callarnos y no manifestar como nos sentimos ante una realidad que nos desagrada significa guardarnos el rencor ante la imposibilidad de ser asertivos por temor al conflicto. Esta es una actitud que más tarde o más temprano será el factor determinante de un conflicto más intenso, donde las emociones acumuladas por cierto tiempo nos harán reaccionar y será más difícil su resolución.

De la misma forma, reaccionar con agresividad, juzgando a la otra persona, es también una actitud cargada de emociones que determina la escalada del conflicto y no contribuye a una buena relación de convivencia.

La asertividad en cambio nos permite defender nuestros derechos sin violar los ajenos, significa referirnos a lo que nos pasa y a como nos sentimos ante determinadas situaciones, sin detenernos a juzgar la actitud de los demás.

Una de las pocas cosas de las que podemos hablar con certeza es acerca de lo que nos pasa, de lo que sentimos y de lo que nos gusta o no nos gusta, con la total seguridad de que nadie va a estar en desacuerdo, porque nadie mejor que nosotros sabe acerca de nosotros mismos.

Ser asertivos significa poder hablar de nuestra realidad, dar nuestra opinión, expresar nuestros intereses de forma espontánea, implica poder hablar de uno mismo sin sentirnos cohibidos, aceptar los cumplidos sin sentirnos incómodos, poder discrepar con los demás abiertamente, pedir aclaraciones y pode decir "no" como respuesta sin que nos pese. Actuar de forma asertiva significa conducirnos de una manera relajada en nuestras relaciones interpersonales.

Siempre que hablamos desde la evaluación de nuestra realidad obtenemos resultados muy diferentes a los que se generan cuando lo hacemos desde el análisis crítico de las actitudes del otro. Cuando compartimos con el otro, aspectos de nuestra realidad el efecto que se genera es de comprensión y entendimiento, no surgen resistencias e inevitablemente se producen cambios en las actitudes de la otra persona.

Como se mencionó en los artículos anteriores, las diferentes herramientas de la Mediación y de la Educación en Resolución de Conflictos están estrictamente vinculadas. En este caso podemos ver que una actitud asertiva implica emplear diálogos desde el yo (mensajes-yo) y el reconocimiento e identificación de las emociones, determina el necesario conocimiento de uno mismo que nos permita generar un buen clima de convivencia, mantener las relaciones y minimizar los efectos negativos del conflicto.

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: